Tecnología verde, sensores con los que sustituir las fechas de caducidad de los alimentos

Por: Ecoticias

Investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) han desarrollado unos sensores que podrían ayudar a reducir el desperdicio alimentarios en supermercados y hogares, representando una alternativa fiable a la tradicional fecha de caducidad.

Tecnología verde, sensores con los que sustituir las fechas de caducidad de los alimentos

Al parecer, los prototipos de sensores desarrollados en laboratorio cuestan menos de dos céntimos de euro cada uno, frente a los sensores que existen a día de hoy y que no se usan habitualmente debido a un alto precio, pudiendo representar una cuarta parte de los costes de envasado, con la particularidad de que son muy difíciles de interpretar.

Estos nuevos se denominan “sensores de gas eléctricos a base de papel” y detectan los gases en descomposición tales como amoníaco y la trimetilamina en la carne y los productos pesqueros. Los datos del sensor se pueden leer en los teléfonos inteligentes con solo colocar el smartphone junto al envase para comprobar si el alimento en cuestión es seguro o no.

Los sensores fueron creados con materiales biodegradables, son ecológicos y no tóxicos, y se combinan con etiquetas NFC (Near Field Communication), que incluyen microchips que pueden leerse en dispositivos móviles cercanos.

Los investigadores consideran que los sensores podrían reemplazar eventualmente la fecha de caducidad, son más fáciles de interpretar y los costes más bajos para los minoristas podrían contribuir a aminorar el precio de los alimentospara los consumidores finales.

Los científicos argumentan también que estos sensores podrían ayudar a reducir la generación de residuos plásticos, pues muchos de los alimentos se desechan junto con el propio envase.

Aseguran igualmente que estos sensores podrían ayudar a reducir la generación de residuos plásticos, pues muchos de los alimentos se desechan junto con el propio envase. Otras ventajas frente a los sensores de gas actuales es que funcionan de manera efectiva con casi el 100% de humedad y a temperatura ambiente, y son sensibles solo a los gases involucrados en el deterioro de alimentos, mientras que otros sensores pueden ser activados por gases no dañinos.

El estudio ha sido publicado en la revista ACS Sensors, de la Sociedad Química Americana.

Según estos científicos, las fechas de caducidad, aunque muy útiles, no tienen en cuenta las condiciones de almacenamiento y procesamiento de alimentos específicos, por lo que pueden llevar a comercios y a consumidores a desechar alimentos seguros y comestibles.

Fuente: www.ecoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *