Una pareja reforest√≥ todo un bosque como proyecto de vida (este fue el resultado) ūüĆ≤

Y ahora es refugio para cientos de animales en peligro de extinción.

Por: Ecoosfera

La vida en pareja es indisociable de los proyectos a mediano y largo plazo. Toda relaci√≥n requiere de que se forme un proyecto de vida en com√ļn que d√© sentido a la existencia compartida.

Pero existen muy pocos casos donde un compromiso de amor muto se vea nutrido por una labor tan noble como la realizada por L√©ila y Sebasti√£o Salgado, una pareja que en 20 a√Īos reforest√≥ un bosque tropical en Minas Gerais, al sureste de Brasil.

Ah√≠ hab√≠a vivido Sebasti√£o durante su infancia y juventud. En la preparatoria conoci√≥ a L√©ila, y ambos llegaron a vivir en Par√≠s y en Londres, ya que su pa√≠s pasaba por tiempos convulsos. Durante ese tiempo Sebasti√£o estudi√≥ econom√≠a y estuvo a punto de trabajar para el Banco Mundial. Pero intempestivamente decidi√≥ que lo suyo era la fotograf√≠a, y su trabajo como fotoperiodista lo llev√≥ a √Āfrica, donde document√≥ el terrible genocidio de Ruanda.

Cuando por fin la pareja pudo volver a Brasil tras el fin de la dictadura, y desgastado de tanto documentar el sufrimiento humano, Sebasti√£o se encontr√≥ con que en su antiguo hogar tambi√©n hab√≠a ocurrido un genocidio. S√≥lo que √©ste fue perpetrado contra la naturaleza: ya no hab√≠a bosque en Valle del R√≠o Doce. Quedaba un yermo territorio sin vida animal a la vista.

Pero cuando todo parec√≠a perdido, L√©ila le propuso a su compa√Īero hacer de la reforestaci√≥n de Valle del R√≠o Doce su proyecto de vida. Y as√≠ fue como dieron inicio, en 1998, a un proyecto que implic√≥ la creaci√≥n de una organizaci√≥n ambiental, llamada Instituto Terra, la cual ha fomentado, desde entonces, el desarrollo sustentable de esta zona.

Antes y después del bosque en Valle del Río Doce:

pareja-reforesta-bosque-reforestacion-masiva-brasil-conservacion-ambiental

Casi 3 millones de √°rboles fueron plantados.

Ahora, este santuario es hogar de cientos de especies en peligro de extinci√≥n, entre ellas aves, mam√≠feros, anfibios y reptiles, adem√°s de casi 300 √°rboles distintos. Pero nadie los llev√≥ ah√≠: ellos simplemente regresaron al bosque que les hab√≠a sido arrebatado debido a la deforestaci√≥n masiva y otras intromisiones humanas.

La labor de esta pareja se ha extendido m√°s all√° de los confines de Valle del R√≠o Doce y Minas Gerais, y ha permeado hasta otros estados de Brasil que comparten este gran territorio natural que es el bosque atl√°ntico, y que se extiende hasta Paraguay y Argentina. Adem√°s, desde el a√Īo 2002 cuentan con una escuela medioambiental, y hasta diciembre de 2012 se desarrollaron m√°s de 700 proyectos de desarrollo sustentable, conservaci√≥n y restauraci√≥n.

En el siguiente corto documental puedes ver m√°s de este proyecto, que sin duda es un hermoso ejemplo de c√≥mo dar sentido a la existencia compartida. Si quieres saber m√°s de la labor fotogr√°fica de¬†Sebasti√£o Salgado¬†‚Äďy en caso de que no lo hayas visto‚Äď, puedes ver el maravilloso documental¬†La Sal de la Tierra, hecho por su hijo, Juliano Ribeiro Salgado.

Fuente: www.ecoosfera.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *