Un gato se queda quieto para que su dueña con Párkinson pueda acariciarle

Por: Ecoticias

A veces no hacen faltas las palabras para hablar. Ni las manos para acariciar. Tampoco los ojos para poder mirar. Y en muchas ocasiones, los animales demuestran más amor con su silencio y su compañía que muchas de las personas con las que nos cruzamos a lo largo de nuestra vida. Este es el caso de Mimo, un gato de color negro que se queda quieto con sus patas estiradas durante unos segundos para que su dueña, Txus, enferma de Párkinson desde hace 11 años y con evidentes dificultades de movilidad, pueda acariciarle.

Un gato se queda quieto para que su dueña con Párkinson pueda acariciarle

Esta historia se ha hecho viral gracias a su hija, ‘Deborah’, que publicó a través de su cuenta de Twitter un vídeo en el que se ve la escena emotiva acompañado de un texto: “Las manos de mi madre tiemblan por el parkinson, siempre que intenta tocar a Mimo él piensa que ella está jugando, por el movimiento rápido. Hoy al final Mimo ha dejado la pata quieta para que ella pudiera cogérsela. Se han dado la mano y la patita y me ha emocionado.”

En declaraciones recogidas por ‘EL ESPAÑOL’, Deborah asegura que le pareció un momento muy emotivo y por eso decidió compartirlo por la red social. “Sentí que había pasado algo especial. Todo esto me ha parecido el colmo del 2.0. No sé cómo explicarlo, me parece curioso. Hay gente que puso el énfasis en el animal, otros en la enfermedad, otros me decían que habían visto a Dios en el vídeo, otros la belleza. Al final, en las imágenes vemos lo que deseamos ver, y en ese vídeo todos han visto algo”.

La historia se difundió en pocos segundos e incluso hubo personas que reconocieron a Txus por la calle. “Iba con mi madre y mi pareja por Vitoria y una mujer la saludó y le preguntó cómo estaba. La había reconocido del vídeo”, aseguró Deborah.

Según informa ‘EL ESPAÑOL’ la joven indica que el tipo de Párkinson que tiene su madre es ‘menos común’ y además tiene un inicio temprano, por ello “acarrea otro tipo de problemas: tiene cero equilibrio, ya no camina sola, usa la silla de ruedas y casi no puede pronunciar palabras”. Sin embargo, es evidente que “con Mimo tiene una relación especial, él es mucho más dócil con ella que con los demás”.En declaraciones recogidas por ‘EL ESPAÑOL’, Deborah asegura que le pareció un momento muy emotivo y por eso decidió compartirlo por la red social. “Sentí que había pasado algo especial.

Fuente: www.ecoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *