De cómo un barco de guerra abandonado se convirtió en un bosque flotante

home assignment go site keyhole essay format online propecia prescription cuanto cuesta el medicamento cialis miglior sito vendita cialis big dig project management case study follow link https://www.myrml.org/outreach/how-to-write-a-thesis-for-the-crucible/42/ http://hyperbaricnurses.org/5295-viagra-duration/ see go to site buy essays uk click viagra wet camp village essay about favorite foods here enter site dissertation defense question examples seamus heaney essays https://vabf.org/reading/full-sail-creative-writing-review/250/ sildenafil the same as viagra click here clomid and diui success rates https://lajudicialcollege.org/forall/top-admission-essay-editor-services-for-mba/16/ go to site essay shopping online go here follow link cialis mastercard https://bakeorbreak.com/rxstore/cayenne-pepper-works-like-viagra/17/ analytical essays on the metamorphosis Destinado a oxidarse y hundirse como tantos barcos antes que él, el SS Ayrfield cobró vida súbitamente, creciendo un bosque en su interior.

Por: Ecoosfera

En la bahía australiana de Homebush Bay, destinada a ser un cementerio para los barcos fuera de servicio, el SS Ayrfield se convirtió en un auténtico bosque flotante. Los evidentes signos de oxidación del barco solamente sirven como contraste para hacer más imponente la verde vegetación que desborda su cubierta.

bosque-flotante-steve-dorman
Steve Dorman

La nave de 1,140 toneladas de acero sólido y más de 100 años de edad se ha llenado de árboles de manglar, brindando un espectáculo inesperado e irrepetible para los turistas.

El carbonero flotó por primera vez entre 1911 y 1912 en Sidney, antes de cambiar de giro y servir para llevar provisiones a los soldados estadounidenses en la región del Pacífico durante la segunda guerra mundial.

Andy Brill

Otros barcos también flotan en Homebush Bay, pero extrañamente ninguno de sus cuerpos metálicos se ha llenado de vegetación de esta manera tan extraordinaria, la cual evoca una suerte de renacimiento de una máquina de guerra devenida manglar de hierro.

ss-ayrfield-shipwreck-google-earth
Google Earth
bosque-flotante-louis-evangelique!
Louis Evangelique

Fuente: www.ecoosfera.com

4 comentarios sobre “De cómo un barco de guerra abandonado se convirtió en un bosque flotante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *