Emprendedores mexicanos transforman basura en combustible !!

Pablo Sánchez y Monserrat González se conocieron en un diplomado de biodigestores y, unos meses más tarde, crearon juntos un prototipo de biodigestor que transforma la basura en combustible.

Sánchez es ingeniero industrial y González es licenciada en relaciones internacionales, pero el interés por la creación de un biodigestor para uso comercial los unió durante un curso que ambos tomaron en la sede en México del Instituto Internacional de Recursos Renovables (IRRI).

Para este proyecto, recibieron el apoyo del mismo instituto y de Sistema Biobolsa, quienes han instalado biodigestores en hogares de comunidades rurales. Hasta ahora, ese había sido la única aplicación de la producción de biogás. La tecnología desarrollada por estos emprendedores mexicanos tiene el potencial de llegar a establecimientos comerciales como restaurantes.

¿En qué consiste, exactamente, el invento? Este tipo de biodigestor está fabricado con PET reciclado y funciona con agua y residuos orgánicos como pasto y deshechos vegetales y frutales, del tipo de los que se originan día a día a partir de la basura orgánica.

El agua se utiliza para crear una fermentación anaerobia por acción de microorganismos. Esto genera el ambiente adecuado para la producción del biogás, un proceso que tarda alrededor de 40 días. Al final, se obtiene un gas que puede ser utilizado como combustible para una estufa, pero también como biofertilizante y como materia prima para la generación de energía eléctrica.

Para la instalación de un biodigestor de este tipo, se requiere tener acceso a un sistema hidráulico y una conexión de gas no mayor a 100 metros.

IRRI México y Sistema Biobolsa están monitoreando el funcionamiento de este invento sustentable hecho en México, el cual aún se encuentra en etapa de pruebas. Si todo sale bien, el biodigestor podría estar operando en restaurantes en el mediano plazo. Incluso, Sánchez ya ha establecido alianzas con establecimientos como Los Bisquets de Obregón y Crepes and Waffles.

El primer biodigestor para uso urbano tendrá un costo aproximado de 150 mil pesos y una vida útil de alrededor de 30 años.

Conoce todos lo detalles en: https://goo.gl/xVWE9b

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *