Cómo hacer un protector solar natural.

Cuando comienza el calor también empieza la temporada de tener a mano un buen protector solar que nos proteja de los cada vez más intensos rayos del sol. Si bien es cierto que estos protectores no son baratos, no podemos ni debemos renunciar a ellos por el bien de nuestra piel y salud en general. Pero no te preocupes, te vamos a proponer una solución que alegrará a tu bolsillo y te ayudará a evitar productos que contienen demasiados químicos artificiales.

Los rayos UVB y UVA procedentes del sol pueden ser muy dañinos para nuestra piel si la exponemos a ellos de una forma excesiva e incontrolada. Esto no significa que el sol sea malo para nosotros, al contrario, los rayos del sol son fuente de vitamina D para nuestro organismo, pero si no tenemos cuidado con ellos nuestras células de la piel se pueden ver dañadas.

Por qué usar protectores solares naturales

Al igual que un protector solar es de gran importancia, también lo es saber con qué productos está elaborado. Muchos de los protectores que se venden en las tiendas están elaborados conproductos químicos que pueden resultar nocivos y que, aunque te protejan de los rayos del sol, exponen a tu piel a otros problemas.

Existe otra cuestión relacionada en la que seguramente no has reparado, y es que, si nos metemos untados en protector solar en el agua del mar, pantanos, etc., estaremos contaminando el medio acuático y a la vida asociada a él, pues los productos de nuestros protectores se estarán diluyendo en el agua.

Cómo hacer un protector solar con aloe vera

Para hacer tu propio protector contra el sol en este caso necesitarás:

Ingredientes

  • 1/4 de aceite vegetal de coco, oliva o almendras.
  • 1 cucharada pequeña de cera de abeja.
  • 3 cucharadas de gel de aloe vera natural.
  • 2 cápsulas de aceite de germen de trigo, con vitamina E.
  • 10 gotas de extracto de semilla de pomelo
  • 1 cucharadita de otro aceite esencial no cítrico, si lo deseas.
  • 5 cucharaditas de óxido de zinc, cada cucharada aporta un FPS de 10.
  • Agua destilada para diluir un poco el aloe vera.

Preparación

  1. Fundir la cera de abejas y el aceite vegetal al baño maría.
  2. Retirar la mezcla del fuego y añadir el aceite de germen de trigo, el aceite esencial opcional, si decidiste añadirlo, y el óxido de zinc.
  3. En un recipiente diferente calienta un poco de agua destilada con el aloe vera hasta que la mezcla esté templada.
  4. Mezcla el contenido de los dos recipientes y déjalo reposar hasta que se endurezca un poco y listo para usar.

Go to: https://www.ecologiaverde.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *