¡Adiós al unicel! Universidad están creando algo sorprendente.

Como respuesta al grave problema ambiental ocasionado del uso de unicel, estudiantes construyeron una máquina que transforma el unicel en materia prima para fabricar diversos artículos como reglas, estuches para CD, ganchos de ropa, marcos o plumas.

Para crear la Reps-01 –como le llaman a su invento–, Jorge Luis Hinojosa y Héctor Ortiz utilizaron únicamente tecnología desarrollada en México. La prodigiosa máquina está diseñada para reciclar cualquier tipo de unicel.

La historia

Después de años de investigación, Jorge y Héctor se dedicaron a estudiar las propiedades del unicel. Con la convicción de hacer un planeta más verde,  el trabajo rindió sus frutos con un descubrimiento sorprendente: el unicel posee muchas características que facilitan su reciclaje.

Con la idea de dar una segunda vida al unicel, estos jóvenes emprendedores fundaron la empresa Rennueva. Además, se adhirieron a la Sociedad de Energía y Medio Ambiente de la Facultad de Ingeniería de la UNAM (SOEMA) que, entre otras cosas, impulsa la cultura en el manejo de residuos sólidos, hace campañas de reforestación y programas de acopio de unicel.

Orgullo mexicano

A finales de 2012, Ortíz e Hinojosa pusieron un centro de acopio de unicel en la Facultad de Química de la UNAM. Ahí surgió la decisión de construir una tecnología innovadora enfocada en reciclar este polímero. El objetivo fue claro desde un principio: la máquina debía compactarlo y procesarlo para que pudiera formar pellets de poliestireno, una materia prima que resultara un producto de alto valor agregado.

Debido a la inexistencia de estudios sobre el reciclaje del unicel en el mundo, el reto fue muy alto para desarrollar la Reps-01. Con mucho compromiso y dedicación, estos jóvenes emprendedores demostraron sus aptitudes para innovar para construir un equipo hecho con ingenio 100% mexicano.

Con este invento, el Mtro. José Gonzalo Guerrero Zepeda, director de la facultad de ingeniería de la UNAM, considera que se puede tener un impacto real en las prácticas de tratamiento de residuos sólidos en México. Con ello en mente, Rennueva desarrolla un modelo que reduce el impacto ambiental del unicel y contribuye a que empresas y organizaciones adopten esta tecnología visionaria.

La idea de hacer un mundo mejor está en nuestras manos. Gracias al esfuerzo y las iniciativas de Jorge Luis Hinojosa y Héctor Ortiz, hoy es posible pensar en un planeta más verde y sostenible. Con esta tecnología mexicana de reciclaje, ¡digamos adiós al unicel y apostemos por un mejor futuro para nuestros hijos!

Conoce más detalles sobre esta creación en : https://goo.gl/XvQais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *