¿UN EXCESO DE CO2 NOS DARÍA UN PLANETA MÁS VERDE?

¿Un exceso de CO2 nos daría un planeta más verde?

La hipótesis tiene su aquel, hasta tal punto de que la ciencia se ha ocupado bien a fondo en determinar su grado de realidad. Tal y como plantea el título de este post, se trataba de comprobar si la emisión de CO2 podría dar lugar a una explosión de naturaleza.

 

La lógica parece impecable. Puro sentido común, en realidad. Explicado con brevedad, los científicos se plantean lo siguiente: puesto que las emisiones de gases de efecto invernadero son en buena parte producidas por un exceso de CO2, éste contribuiría a que el planeta reverdeciera

Es decir, con el cambio climático, el planeta habría ganado en verdor y seguiría haciéndolo conforme aumenta el dióxido de carbono. Puesto que las plantas toman el CO2 para realizar su proceso de fotosíntesis, una abundancia de este elemento químico actuaría de fertilizante.

El uso de combustibles fósiles, por lo tanto, estaría aumentando el verdor en el planeta. Se trata de una hipótesis curiosa que, entre otros fines, se utiliza para combatir el efecto negativo del cambio climático. Eso sí, ambas circunstancias, como la cara y la cruz de una moneda, podrían ser compatibles de forma clara, al menos en teoría.

¿Pero, es realmente así? La ciencia ha realizado estudios que afirman una cosa y su contrario, aunque la contextualización de los resultados de las investigaciones sea algo diferente. Hasta tal punto que incluso puede variar su interpretación. Veamos algunas de las principales investigaciones a modo de ejemplo.

Más vegetación que antes

Un estudio publicado en Nature Climate Change concluye que el planeta ha ganado en verdor (greening) a lo largo de los últimos 30 años a consecuencia del incremento del CO2 atmosférico. En concreto, el trabajo encontró más biomasa verde entre 1982 y 2015, en una extensión que afectó a casi la mitad de las regiones del mundo.

Por contra, la pérdida de vegetación fue mucho menor. Si bien se detectó lo hizo sólo en el cuatro por ciento, frente a un 40 por ciento de ganancia significativa. Su conclusión es clara: el reverdecimiento se atribuye al aumento de los niveles de CO2 por el consumo de combustibles fósiles.

El argumento es tan sencillo como atribuir a las plantas la producción de más hojas para capturar ese gas, con lo que el efecto invernadero también se ha conseguido detener en parte, concluye. Una conclusión coherente con estudios anteriores, en los que se atribuye a las plantas la capacidad de almacenar cada vez más CO2, al margen de que .

Pero no todo es bonito, ni mucho menos. A juicio de Josep Peñuelas, uno de los investigadores, este aumento de absorción “puede llegar a cambiar los ciclos del agua y del carbono”. Es decir que, por otro lado, el incremento del CO2 no sería positivo para el clima.

En este estudio, finalmente, llegan a la conclusión de que el “greening” es compatible con un cambio climático cada vez más destructivo. El hecho de que crezcan más hojas en los árboles no significa que no haya eventos extremos, calentamiento global y aumento del nivel del mar.

Experimento que niega el greening

De igual modo que hay estudios que confirman el “greening”, otros lo descartan. Uno de ellos llama la atención por tratarse de una prueba real. Se hizo en las cercanías de la Universidad Stanford, llevada a cabo por científicos de la misma para comprobarlo en vivo.

Para ello cuidaron 132 parcelas en las que se plantaron millones de plantas para concluir que realmente no es así. A lo largo de 17 años se estuvieron cultivando en un ambiente especialmente cálido, rico en dióxido de carbono y nitrógeno….

Fuente: http://www.ecologiaverde.com/exceso-co2-nos-daria-planeta-mas-verde/