NIÑOS Y NATURALEZA: CÓMO MEJORAR ESTA RELACIÓN FUNDAMENTAL

Niños y naturaleza: cómo mejorar esta relación fundamental

 

No estar en la naturaleza, enferma.

La desconexión de nuestra sociedad con la naturaleza está afectando a los niños de hoy, afirma Richard Louv en su libro “El último chico en los bosques”. Sucede que nuestra cultura suburbana restringe el tiempo de juegos al aire libre y, sumado a una creciente hiper conexión, el tiempo que se transcurre sin recrearse en el “exterior” es cada vez mayor.

 

Al mismo tiempo, la herencia agraria de los humanos aún está en cada uno de nosotros y no nos permite compatibilizar con este ambiente sobre estimulado. Si bien algunos chicos sí logran adaptarse, los que no lo hacen desarrollan lo que Louv llama Síndrome de Déficit de Naturaleza que incluye síntomas como problemas de atención, obesidad, ansiedad y depresión.

Para abonar este concepto, sumo la opinión de Catherine L’Ecuye quien tiene la hipótesis de que “si un niño está rodeado de estímulos que no se ajustan a sus ritmos y a su orden interior, entonces pierde su asombro natural y pasa de aprender “desde dentro hacia fuera”, a esperar que lo entretengan “desde fuera hacia dentro”.

Es por ello que la Academia Americana de Pediatría recomienda no dejar que tus hijos vean la pantalla si tienen entre 0 a 2 años. Su mente aún inmadura no lleva las riendas cuando están frente a un dispositivo digital sino que es la pantalla y sus aplicaciones con sus algoritmos quien lo hace. Recién después de los 2 años, la AAP recomienda no más de 2 horas al día, siempre que sean contenidos de calidad y bajo la supervisión de un adulto.

La buena noticia es que la medicina a este embotamiento digital es accesible y gratuita. Se encuentra en todos los parques, bosques, arroyos y cualquier espacio verde. Cobra forma de tiempo de “terapia” y ayuda a mejorar la concentración, confianza y salud de tus hijos. En la misma línea, los maestros deberían tomar la posta y enseñar sobre naturaleza no en las aulas sino llevando a los alumnos en vivo y directo al sitio verde más cercano.

¡Animémonos a volver a explorar nuestro entorno y perderle el miedo! Si podemos, salgamos a paseos en la naturaleza, no sólo plazas sino parques y reservas urbanas son un buen plan y siempre hay grupos que enseñan a avistar pájaros y reconocer especies de árboles.

Jugar al aire libre es tan (o más) seguro que hacerlo en casa.

Es tanta la costumbre de mantener a los niños puertas adentro que llevarlos a disfrutar del “afuera” se está tornando en un derecho a ratificar. Por ello, en Canadá un grupo de especialistas ha elaborado una Declaración de Posición a favor de los Juegos al Aire Libre.

En un país donde los niños pasan un promedio de 8.6 horas sedentarias, este documento brega porque se entienda que pasar tiempo en la naturaleza es mucho más seguro de lo que se cree. Los chicos necesitan estar afuera, correr por ahí, trepar árboles, construir fuertes y tirarse de lomadas como si fueran toboganes….

Fuente: http://www.alternativa-verde.com/2016/01/08/ninos-y-naturaleza-como-mejorar-esta-relacion-fundamental/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *